• Decrease font size
  • Reset font size to default
  • Increase font size

Boletines DELTA

Suscríbase GRATIS!
Correo Electónico *
Nombre
Apellido
País
Boletines:

Citas Citables

" No es un paso gigante el que lo logra. Son muchos pasos pequeños. "

Peter A. Cohen


Home Artículos Autores Invitados Otros Éxito y fracaso en la Planeación Estratégica (Segunda parte)
Éxito y fracaso en la Planeación Estratégica (Segunda parte) Imprimir E-mail
Artículos - Invitados - Otros
Escrito por Enrique Mieses   
Submit to Facebook Submit to Twitter Submit to LinkedIn
La mayoría de las empresas fracasan al utilizar la planeación estratégica porque sus planeadores son personas normales y utilizan el procedimiento establecido para la realización de un plan estratégico sin aplicar el toque de creatividad que se requiere y las técnicas de fijación de objetivos.

PautaArticulos Cuadro y Vert

FIJACION DE OBJETIVOS

La mayoría de los autores definen objetivos como aspiraciones o algo que queremos lograr, algo que queremos alcanzar. Es decir que los objetivos surgen de un deseo o algo parecido y no de una necesidad como evidencia la realidad.

La realidad nos dice otra cosa que no vemos, quizás, por estar siguiendo ciegamente un procedimiento o porque nos enredamos en la redacción del objetivo, dando más importancia a la forma que al fondo. A lo mejor, por eso decimos que un objetivo debe ser claro, coherente, estimulante, lograble o alcanzable, medible o cuantificable y ubicado en el tiempo. Demasiados adjetivos calificativos que talvez podrían, sin darnos cuenta, hacer que los árboles no nos dejen ver el bosque.

La verdad es que tratamos de redactar los objetivos que parezcan reales, que estén acorde con el trabajo que hacemos, que se vean bonitos y que cumplan con todos los adjetivos calificativos anteriormente mencionados.

No obstante, si analizamos un poco como surge en la realidad de manera natural un objetivo podremos comprender porqué, la mayoría de las veces, los objetivos que fijamos no nos proporcionan el éxito, no nos ayudan a realizar nuestra visión o nos sentimos frustrados al no poder alcanzarlos.

En cualquier actividad de la vida en que intentamos incursionar deberíamos tener un propósito, un objetivo, un norte o un sueño que perseguir o que alcanzar. Ese sueño que todos tenemos y que queremos alcanzar nos lleva a visualizarnos realizando el sueño en ese tiempo futuro. Esto constituye lo que llamamos visión.

Si las personas pudieran describir por escrito esa visión, podrían, sin duda alguna, modificar ese sueño, clarificándolo de manera que no se pierda en los vericuetos de la mente y pueda dejar de manifestarse en un plano irreal y vago, como son los sueños realmente.

Por esta razón, cuando escribimos lo que deseamos, lo que queremos alcanzar y cuando podemos definir lo que seremos, cómo estaremos, cómo será nuestro futuro, estamos configurando una visión o un cuadro de cómo nos visualizamos a nosotros mismos, a nuestro proyecto o a nuestra empresa. Es decir que al poder expresar nuestro sueño de manera gráfica, este pasa a ser una manifestación de un plano real.

Una vez descrita nuestra visión pasamos a compararla con la realidad actual. Dónde estamos realmente ahora, cómo somos realmente ahora, cómo es la fotografía de nuestra realidad o cómo es nuestro retrato actual.

De esta comparación entre nuestra realidad actual y nuestra visión o retrato del futuro surge lo que podríamos definir como la brecha entre lo que soñamos y lo que somos. Sin embargo, si no describimos de manera real y acertada lo que somos y donde estamos, la brecha entre la realidad y lo que soñamos será falsa o imprecisa o no será real.

Una vez definida esta brecha entre la realidad y lo que soñamos podemos pasar a describirla para poder darnos cuenta con qué contamos y qué nos falta. Eso que nos falta, para cerrar la brecha entre lo que somos y lo que queremos ser, debe pasar a convertirse en nuestros objetivos.

No obstante, como los recursos de que disponemos siempre son limitados, debemos priorizar estos objetivos estableciendo un orden de prioridad acorde con nuestros recursos. De esta manera, esos objetivos vitales para cerrar la brecha entre lo que somos y lo que queremos ser, priorizados acorde con nuestros recursos, pasan a ser nuestros objetivos estratégicos.

Ahora, debemos elaborar un plan a largo plazo (o conjunto de grandes acciones que nos permitan lograr esos objetivos con los recursos disponibles).

Y, finalmente, si para decidir ese conjunto de grandes acciones, además de la limitación de los recursos, tomamos en cuenta que otras personas u otras empresas están tratando de lograr los mismos objetivos o que otras personas u otras empresas están dispuestas a hacer cualquier cosa para que no logremos nuestros objetivos (es decir que actuaremos en un ambiente competitivo), entonces nuestra decisión deberá ser un conjunto de acciones "estratégicas" y no simplemente un conjunto de acciones.

Sin embargo, en la práctica, la mayoría de las empresas dicen tener una visión y hasta analizan los entornos interno y externo, el mercado y la competencia y enuncian unos objetivos que nada tienen que ver con la brecha entre el retrato actual de la empresa y el retrato futuro de cómo visualizan la empresa.

Es decir que, realmente, el logro de esos objetivos no transforma a la empresa de acuerdo a la imagen futura que de ella nos hemos formado. Y lo peor de todo es que en el próximo período volvemos a cometer el mismo error.

En conclusión: Si la empresa no logra describir con la máxima exactitud posible la brecha existente entre lo que es en la realidad y lo que quiere ser en el futuro y a partir de la descripción de la brecha elaborar y priorizar los objetivos, acorde con los recursos disponibles y tomando en cuenta las posibles dificultades de operar en un ambiente competitivo, no podrá hacer realidad su visión en los escenarios futuros y estará condenada a seguir, en el más benigno de los casos, "arando el el mar".



 

Autor: Enrique Mieses
Sitio Web: Marketing Ya
 

Éxito y fracaso en la Planeación Estratégica (Segunda parte)
 

Boletines DELTA

Mantengase informado y actualizado.  Suscríbase a El Reporte DELTA, DELTA Tips, Joyas DELTA, Artículos DELTA y Software DELTA para tener en su buzón lo más novedoso de la tecnología informática.  Suscríbase Gratis Aquí

Servicios DELTA

Más de 20 años colaborando en el desarrollo de estrategias efectivas en la generación de valor agregado a través de la aplicación de las tecnologías de información y comunicaciones.  Ser competitivos es cada vez más difícil.    Servicios de Consultoría

Ayúdenos a Ayudar

Ayúdenos a Ayudar. Con tan solo $35.000 mensuales (US$ 19.23) podrás APADRINAR a un niño o niña y favorecerlo en el cubrimiento de sus necesidades básicas.   Ayúdenos a Ayudar, Apadrine un niño HOY