Las tendencias en los componentes del costo de la tecnología informática permite hacer ciertos ajustes para lograr un buen cubrimiento al interior de las empresas, sin necesariamente perforar sus arcas.

La adquisición de tecnología informática cada vez más afronta serios reparos, en especial cuando las compras simplemente obedece a “actualizaciones” o “crecimientos” desligados con los objetivos del negocio. Sin embargo, las tendencias en los componentes del costo de la tecnología informática permiten hacer ciertos ajustes para lograr todavía un buen cubrimiento de tecnología informática al interior de las empresas, sin necesariamente perforar las arcas de las empresas (y de las personas, para el caso que también aplica). 

Los costos de TI están básicamente clasificados en equipo, sistemas operativos, software aplicativo (para productividad personal y sistemas centrales), comunicaciones, y personal (incluyendo consultoría).



Los equipos siguen su acelerado proceso de reducción de costos. Las fusiones, adquisiciones y venta de lineas de producto de equipos sacudieron el mercado y se pueden adquirir servidores desde aproximadamente US$600 con muy buenas características técnicas y respaldo. Los equipos de escritorio también rondan estos valores, a los que hay que adicionar el valor del monitor, elemento que todavía presenta altos costos comparado con el resto de los elementos.   

Sin embargo, la aparición de dispositivos móviles, también ha llevado a la baja el valor de equipos de escritorio.  Muchas empresas han optado por cambiar la CPU y seguir utilizando los monitores que actualmente tienen. En países como Colombia, se han inclusive adoptado medidas tributarias que eximen de pago de impuestos de valor agregado a equipos de menos de US$1,500, lo que permite una reducción adicional del 19% en el costo.  Adicionalmente se consiguen dispositivos móviles de todos los tipos, colores y prestaciones, permitiendo que tareas que antes no se justificaba automatizar, hoy se puedan controlar, como el despacho de mercancía de una bodega.

Desde la aparición de software de licencia abierta y/o gratuita, se ha acrecentado la evaluación de la percepción de valor por parte de los compradores de TI. Esta percepción de valor es la que se debe equiparar con los costos de adquisición y en caso de encontrar un equilibrio, se podría decir que se paga un precio justo por lo que se adquiere. La adopción de estrategias por parte de las empresas proveedoras de equipos para utilizar programas más económicos ha hecho que ahora se ofrezcan para venta equipos sin sistema operativo, sin programas instalados, o con ofrecimiento de sistemas en formato de prueba. 



Gana aceptación también el ofrecimiento de capacidad de procesamiento, en forma virtual, a través de proveedores de servicios de procesamiento y almacenamiento virtual que permiten desde cualquier parte y con poca inversión inicial, tener acceso a toda la tecnología que se requiera.  La aceptación es más por cultura empresarial que por alistamiento de la tecnología, la cual está lista hace varios años ya.

La compatibilidad de formatos entre las diferentes aplicaciones de usuario final hace posible el aumento de la competencia y la reducción de precios.  Hay un ofrecimiento de aplicaciones también como servicio, permitiendo que todo tamaño de empresa pueda tener acceso a la tecnología que necesita sin tener que invertir enormemente en su instalación local y/o en la compra de equipos para soportarla.

Se ve un crecimiento en el desarrollo de aplicaciones sobre herramientas de libre disposición, como el PHP y el Posgress. Algunas empresas productoras de software aplicativo para la automatización de los procesos (ERP, CRM, etc) están con el objetivo a reducir el costo total de la compra en el cliente, eliminando componentes externos, o reemplazándolos por componentes de licencia libre. El proceso no es sencillo, pero dejan a elección del cliente si quieren por ejemplo una base de datos que cuesta (Oracle, SQL Server, etc) y prefieren irse por una de licencia libre.

Herramientas como Pentaho y MongoDB están poniendo la pauta en la generación de sistemas de indicadores de gestión y análisis de grandes datos, sin tener que invertir en licenciamiento para aprender cómo explotar esta nueva funcionalidad.



Los costos de comunicaciones cada vez se reducen más. Hace unos años, pretender tener varias sucursales de una empresa interconectadas era una utopía. Hoy en día, por unos valores irrisorios comparados con los de entonces, se pueden conectar todos 24 horas al día. La utilización de Internet como medio de comunicación ha permitido el abaratamiento y la disponibilidad.   Se suma que la competencia en la oferta de servicios de conexión permiten que prácticamente cualquier persona por un valor mínimo al mes se pueda conectar a la Internet, y acceder a servicios a través de la misma.

Por último, pero no menos importante, está el costo de personal, en el cual incluimos ayuda externa como consultores y/o outsourcing. Este tal vez es el rubro donde mejor se pueden invertir parte de los ahorros obtenidos en los demás componentes. La función de las personas del departamento de TI pasa de ser ejecutores, a ser analistas y generadores de estrategias, mediante innovación tecnológica, que le permitan a las empresas mantener o mejorar su posición competitiva. 

Para cada empresa y/o persona será distinta la decisión, pero lo que si no se puede negar es que ya no hay excusa para no tener la tecnología suficiente de tal manera que las empresas puedan mejorar su nivel de competitividad.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2018  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.