Ofrecemos las tendencias para nuevos modelos de negocios digitales para incentivar a la innovación en sus ideas de negocio para generar la próxima gran y exitosa novedad en la red.

En los primeros modelos de negocio que habían irrumpido en Internet con muy buenos resultados los ingresos no se obtienen  a partir de la relación directa entre el negocio y el “usuario principal” sino a través de otra vía indirecta.

Tenemos claro que Internet no paró ahí, y que seguirán saliendo muchas nuevas formas de generar ingresos a través de excelentes e innovadoras ideas de aplicación de las tecnologías que ella nos brinda. Hay ciertas tendencias que se observan actualmente y que podrían encender las nuevas ideas del siguiente gran uso de Internet.



No queremos continuar con una premisa que hemos observado en los negocios en la Web. Los inicios de la aplicación de nuevas tecnologías aparentemente utilizan o imitan los efectos de una vieja tecnología pero dentro de un nuevo medio. Sucedió con los primeros planes de venta de publicidad, que utilizaban las mismas métricas que el mundo físico, hasta que se entendió que el mundo virtual presenta unas oportunidades importantes que solo se ven una vez se inicia la aplicación de estas nuevas tecnologías.

La primera tendencia que se observa entonces es el cumplimiento de lo que se conoce como la curva “J”, donde al inicio hay un ímpetu por la nueva idea, pero esta debe caer al fondo antes de subir de nuevo en picada, como una letra “J”.

Las tecnologías portátiles como las tabletas, y los teléfonos celulares, con conexiones a Internet habilitadas sobre redes celulares, han generado algunos cambios en las posibilidades de lo que se puede lograr con negocios en Internet.   Se suma a esto la proliferación de estas tecnologías entre el publico en general, con una penetración importante que supera el 70% de los usuarios de estos dispositivos.

Uno de los cambios que se observa con la aparición de estos dispositivos es que los usuarios están dispuestos a pagar por contenido. La proliferación de pequeñas aplicaciones de acceso a contenido, con costos bajos, permite predecir que el volumen de personas dispuestas a pagar por este contenido, que además tienen siempre consigo, seguirá creciendo a pasos agigantados. Importante recalcar que el contenido seguirá siendo rey, y que el contenido por el cual se quiere pagar debe ser de calidad.

El modelo freemium sigue avanzando en su aplicación y en generar buenos resultados. La obtención de “un poquito” gratis, y si quiere algo más deberá pagar, ha generado también aceptación para modelos en los cuales se separa el pago de la transacción. Por ejemplo, el abono de una suma de dinero a un sistema de llamadas por Internet, para luego ir descargando de ahí cada vez que se hace la llamada, en vez de pagar en dinero por cada llamada hecha. Esto se considera como pagar por adelantado y obtener unos “créditos” para ser consumidos, y en algunos casos estos créditos pueden mejorarse por diferentes situaciones.

Este último ejemplo muestra la volatilidad de los modelos de negocios digitales. Con el avance de las comunicaciones y aplicaciones de redes sociales, hoy no se necesita hacer “llamadas por Internet” a una linea telefónica.  Se llama de teléfono a teléfono, usando aplicaciones como WhatsApp o Messenger o Facetime.

El pagar mucho antes de hacer la transacción podría percibirse como si la transacción misma hubiese sido gratuita. El modelo avanza un poco más aún cuando se puede utilizar “dinero de mentiras” como el que se obtiene para los juegos virtuales, o se ha separado la transacción del cobro. Los primeros análisis indican que las personas están dispuestas a gastar más cuando esto está separado que cuando están inmediatamente ligadas.

Se aprovechará el efecto de redes que se genera en las redes sociales. Aquí se le apunta a ganar en lo pegajoso de las ideas, mercadeo viral, o los mercados de dos lados que generan ese ciclo virtual de que entre más tiene más crece. Las redes sociales, los juegos y demás contenidos obedecen a esta regla, en donde los efectos de distribución de las redes se explotan al máximo.

Hoy se conjuga en lo que se conocen modelos de negocio de “plataforma” donde es la plataforma que orquesta los productos y servicios entre varios grupos de consumidores, proveedores y prestadores de servicios.  En este grupo han sobresalido soluciones como las de Uber, AirBnb, Rapi entre otras.

Al igual que cuando generamos tendencias en tecnología, estas tendencias para afectar modelos de negocio en Internet podrían cambiar súbitamente. Las ofrecemos, al igual que los tres artículos anteriores, para incentivar a la innovación en sus ideas de negocio para generar la próxima gran y exitosa novedad.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2018  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.