Primero lo primero: los planes y la definición de los objetivos que se quieren lograr. No siga hasta que no los tenga claros, porque será como arar en tierra árida.

Dedíquese a la estrategia, que la tecnología ya está toda disponible, desde gratuita hasta de alta funcionalidad y costo, sin embargo sin la estrategia, por más que invierta en tecnología, no encontrará los resultados esperados.

El ciclo de calidad inventado por Demming, presenta un modelo de actividades interdependientes que influyen en la calidad de cualquier actividad. Partimos del hecho de que la calidad se mide contra la obtención de los resultados esperados de algo. Y si no se tienen los resultados esperados, pues no se podrá medir el logro de los objetivos.



El ciclo de calidad indica que se debe arrancar por el proceso de planear, para luego ejecutar. Una vez se inicie la ejecución, se van midiendo los resultados para determinar el curso de acción a tomar, si se ajusta para mejorar resultados, o si por el contrario todo marcha en orden.

El uso de las tecnologías digitales tiende a quererse saltar los procesos de planeación e ir directamente al hacer. Bien sea porque buena parte de las herramientas son muy baratas o hasta gratuitas, o porque su aplicación realmente es muy sencilla y rápida.

Pero perdemos entonces, al arrancar por la ejecución, lo esencial en una acción que se quiera abordar, no solo con tecnologías digitales sino en cualquier campo de aplicación. Lo mas importante es la definición de lo que se quiere lograr.



Nos topamos por lo general en las reuniones que hacemos con los empresarios teniendo que pedirles y hasta rogarles que no se metan en los detalles técnicos hasta que no tengan clara la estrategia, los objetivos, el publico a quien va dirigido, la mejor manera de llegarle, y muchos otros factores de altísima importancia, para garantizar que la estrategia surtirá efecto.

Inclusive, antes de definir los objetivos para la utilización de las tecnologías digitales, léase desde el correo electrónico hasta la inteligencia artificial y el Internet de las cosas, pasando por una tienda virtual muy sofisticada, se tiene que tener muy claro el objetivo del negocio en si mismo.

De donde provienen sus ingresos, cuales son sus valores distintivos, que hace que su cliente le quiera comprar o seguir comprando. Estas variables son indispensables en la estructuración de tecnologías de Internet para proyectar precisamente estos valores.

Las tecnologías ya están todas listas para hacer lo que usted quiera hacer y reitero, que desde gratuitas hasta muy costosas. No se desgaste tratando de entender la tecnología ANTES de tener claro para qué lo quiere usar, y como lo va a usar.

Ejemplos son muchos. Enviar un boletín electrónico involucra varias tecnologías, pero hay dos elementos muy importantes que considerar ANTES de pensar en la tecnología. A quien va dirigido el boletín y como obtengo los suscriptores; y que contenidos tendrá el boletín y como se desarrollarán.

Estos temas, los más importantes para el boletín electrónico, no requieren de tecnología, requieren de estrategia, requieren de actividades en pié para lograr cubrir los dos temas, la consecución de suscriptores, y la producción del contenido. Una vez resueltos estos interrogantes, ahora si, busque la tecnología (o quien la tenga!).



Lo mismo se puede decir de la estructuración de una campaña de publicidad por Internet, la construcción de una página Web, el montaje de una tienda virtual, y tantas otras aplicaciones de las tecnologías digitales. Primero lo primero: los planes y la definición de los objetivos que se quieren lograr. No siga hasta que no los tenga claros, porque será como arar en tierra árida.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2019  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.