Las «nubes» han sido protagonistas de las tendencias en la proveeduría de servicios de tecnología informática, más por las bondades que por moda.

En la tercera plataforma, el “computo en la nube” es uno de los cuatro pilares protagonistas, aunque podríamos decir que “todo en la nube” sería una mejor definición de la tendencia actual, de tener todo andando en una “nube” a donde nos conectamos para obtener los servicios que queremos obtener.

El “computo en la nube “ o “todo en la nube” es un concepto que ubica en alguna parte de la Internet (principalmente en un proveedor de servicios de nube), sitio que terminaría siendo irrelevante en dónde se ubique físicamente, todos los servicios que un usuario requiera. El complemento a esta filosofía, además de ser una de sus ventajas, es el acceso a través de cualquier dispositivo que tenga un navegador. Todo el acceso a los servicios se hace a través de un navegador de Internet como el Chrome o Firefox.



La emoción que esta tendencia tecnológica ha generado no es gratuita. Hay unas ventajas enormes, que están diluyendo rápidamente las desventajas, para migrar servicios de información hacia un concepto de nube. Para poder explicar bien estos beneficios, es necesario hacer un recorrido por las labores operativas que se requieren en una instalación que no está en dicha nube.

Tomemos un ejemplo sencillo en una empresa mediana que tiene servicios de correo electrónico, acceso a Internet, un software corporativo donde manejan las transacciones, y un portal de Internet por donde manejan los contactos con proveedores y clientes.

La instalación en la empresa debe comprender varios equipos servidores y el software relacionado, no solo para manejar la información, sino la seguridad tanto de acceso como de la misma información. Adicionalmente requiere de una infraestructura complementaria de instalaciones eléctricas, climatización de aire, baterías para fallas de energía y demás elementos requeridos dentro de un plan de continuidad.

A esto se le suma el mantenimiento de versiones del soltare tanto para las bases de datos como para el sistema operativo, al igual que versiones para el antivirus, antispam, y sistemas de seguridad. Y obviamente todo esto requiere personal para su administración.

Para puntualizar el ejemplo, supongamos una instalación con un servidor de correo electrónico, que además debe contener discos suficiente para el almacenamiento de mensajes, discos redundantes en caso que falle alguno, y sobretodo protección antivirus y antispam para el correo tanto entrante como saliente. Es claro que ni la calidad ni la importancia del contenido de los mensajes se ve afectada por qué tan bien o regular se haga la tarea alrededor de proveer el servicio.

Es aquí donde un proveedor de servicios “en la nube” empaqueta todas estas actividades requeridas para manejo de un servicio en particular, en este caso del correo electrónico, y ofrece el servicio a cambio de un monto que se tasa o por cantidad de mensajes transmitidos, o por cantidad de almacenamiento en disco, en fin, por la variable o conjunto de variables que se estipulen.

Tampoco se requieren para este servicio, dobles fuentes de energía y aire acondicionado, ni planes de mantenimiento correctivo y preventivo para los servidores, ni licencias para el sistema operativo y programas de correo, y mucho menos pensar en actualizarlos, administrarlos, sincronizarlos. Todas esas actividades las realiza el “proveedor en la nube”, no solo para su empresa, sino para un numero plural de empresas cliente.

Esto permite llegar a unas economías de escala interesantes que le permiten a la pequeña empresa tener el mismo acceso a capacidad de cómputo que requiere, y que antes estaba solo disponible para la gran empresa.

Además del correo, hoy se tienen en la nube servicios de procesamiento de datos transaccionales, sistemas de comercio electrónico, tiendas virtuales, manejo de relación con los clientes, y prácticamente cualquier aplicación que pueda tener en su empresa, puede tenerla en la nube. Lo único que requiere es un navegador para acceder.

El cómputo en la nube provee alta disponibilidad de tecnología a costos bajos o razonables para el negocio, adicionando variables de flexibilidad y agilidad para modificar la configuración de su nube, casi al instante, elemento prácticamente imposible si usted maneja su propia infraestructura.

Los proveedores de servicios en la nube se especializan en brindar estos servicios para que cada una de las empresas cuyo negocio no es la tecnología, puedan concentrarse en lo que realmente es su razón de ser como producir zapatos, entretener personas, vender productos, entre otros.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2019  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.