Se aducen problemas de desarrollo o inmadurez de los diferentes componentes para justificar la baja utilización de las herramientas de Internet, sin embargo consideramos que el asunto es mas de ganas.

Desde que empezó el comercio electrónico, por más incipiente que fuera, siempre hemos estado buscando las razones para que no sean todas las empresas, de todos los tamaños, y de todo tipo las que estén explotando las bondades del comercio electrónico. 

Y no es que falten unas pocas, son la minoría de empresas y empresarios, los que explotan la Web y sus tecnologías para el aumento de sus ventas o reducción de costos o agilidad de sus procesos, y hasta “todas las anteriores”. 



Gobiernos, Ministerios de Comercio, agremiaciones empresariales, sin excepción, han estudiado el tema, y se decidió que el problema o mayor impedimento para el avance del comercio electrónico era el desarrollo de los diferentes elementos requeridos para poder potenciar el comercio electrónico. Es más, esta conclusión es la que ha llevado a los países a emprender cada uno en su estilo, proyectos para mejorar las condiciones para que quienes lo deseen puedan participar de sus ventajas. 

Son cinco los factores de desarrollo sobre el cual se ha dedicado buena parte de la atención en los últimos años, inclusive con indicadores de “alistamiento para el comercio electrónico” a nivel global, comparando el resultado de más de 120 países cada año. A continuación cada uno de los factores de desarrollo y nuestra posición en cada uno de ellos. 

Infraestructura.  Se contempla dentro del tema de la infraestructura precisamente que exista, que haya un buen esquema no solo de conectividad, sino también de la infraestructura que se requiere para el comercio, tanto físico como virtual. Que haya carreteras, puertos y demás elementos. En este orden de ideas, es claro que si hay comercio físico, la vitalización de algunos de los componentes del mismo podría hacer uso de la misma infraestructura. La conectividad avanza a pasos agigantados en los países de menor desarrollo económico. Si bien los precios comparativamente con otras latitudes son más altos, no son imposibles para quienes quieran hacer comercio en forma electrónica. 

Adopción tecnología. Que no todos usan la tecnología, que no todos saben cómo usarla, que no hay acceso a la misma, son los principales impedimentos en este factor. Sin embargo, hoy no hay que enseñarle a nadie cómo usar un navegador. Estamos dando el salto de no tener que saber COMO funciona para usarlo. Basta con mirar niños de 10 años manejando sin ningún problema toda la tecnología que les llega. 

 


Oferta de productos y servicios.  Esta objeción es más porque no queremos que porque no se pueda. Todos los productos se pueden ofertar por Internet, y no solo productos sino servicios también. Es claro hoy que en Internet se encuentra de todo, y lo que no se encuentre es porque tal vez no exista. Lo que deberían hacer las empresas más bien, es buscar la manera de hacer esta oferta atractiva, atender los requerimientos de los compradores, y ofrecer productos y servicios que agreguen valor a los compradores. 

Patrones y cultura de compra.  Siempre hemos comparado la “facilidad” de cambio de medio de los usuarios en Estados Unidos, que pasaron de comprar por catálogo en papel, a comprar por catálogos en Internet. Es claro que es más fácil en estas culturas, que en la latina donde no teníamos venta por catálogo, pero también es claro que cada vez más se van acostumbrando las personas a transar en la Web. No se conciben hoy relaciones negocio a negocio donde no se involucren elementos tecnológicos, y prontamente se van amoldando a las nuevas formas de operar a través de los medios electrónicos. A nivel personal, vamos adoptando y aceptando pagos en línea de las cuentas, pagos de impuestos, pagos de matriculas estudiantiles, y poco a poco hasta el pago de los víveres haciendo mercado virtualmente. 

Penetración de Tarjetas, bancarización.  Es claro, el pago por Internet requiere de un sistema de pago. El primer impulso fue la utilización de los sistemas financieros tradicionales, tanto por seguridad como por estar ya en pié. Sin embargo en muchas latitudes, el sistema financiero es paquidérmico y costoso, por lo que se generan alternativas de pago extra bancarias, para solventar este impedimento. El manejo de tarjetas prepago para compras por Internet, cuentas de PayPal y hasta pagos no monetarios (con créditos o puntos) solventa la necesidad de la bancarización. 

Para nosotros todo esto no es más que excusas. Quien quiera hoy explotar las bondades de internet, tiene el camino allanado. Hay empresas haciéndolo hace más de 15 años, con menos desarrollo, ¿por qué usted no lo puede hacer hoy?



Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2019  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.