La velocidad en los negocios se ha multiplicado, ayudado en buena parte por la velocidad que imprimen los sistemas de información y comunicaciones. Necesita aumentar su velocidad de reacción.

La velocidad en los negocios se ha multiplicado, velocidad a la cual todavía no estamos acostumbrados a trabajar en el «mundo real» impidiendo que tengamos una buena capacidad de reacción para las demandas de nuestros socios de negocios a través de la red.

Incorporar la participación en Internet dentro de las estrategias corporativas ya no se discute. La mayoría de las empresas en todas las latitudes están ya gozando de las bondades de la red, o están planeando aprovecharlas en el corto plazo.



Aunque la Internet tiene mas de 30 años de existencia, apenas desde 1996 se empezaron a establecer y consolidar negocios en la red. Estos seis años son muy cortos para poder sentar precedentes y por esto que quienes estemos involucrados de tiempo completo con el desarrollo de estrategias que incorporan tecnologías informáticas mantenemos alerta buscando aprender a pasos agigantados de las experiencias.

Si en los negocios establecidos en industrias de más de 50 o 100 años todavía se cometen errores, pretender que en las incursiones en Internet, una herramienta tan joven, no se cometan errores es absurdo. Lo que si no es concebible, es que no se aprenda de los errores cometidos.

La velocidad en los negocios se ha multiplicado, ayudado en buena parte por la velocidad que imprimen los sistemas de información y comunicaciones. Sin embargo esta velocidad a la cual todavía no estamos acostumbrados a trabajar en el «mundo real» impide que tengamos una buena capacidad de reacción para las demandas de nuestros socios de negocios a través de la red.



Lo primero que hacemos en nuestros portales es darle la oportunidad a nuestros visitantes, sean clientes, proveedores o simplemente curiosos, de entrar en contacto con nuestra empresa. Este contacto lo hacen a través de un correo electrónico directo o llenando un formulario en el portal. Por lo general estos mensajes pasan desapercibidos al interior de la empresa, o se contestan muy tarde. Pocas empresas tienen ya incorporado en su política la obligatoriedad de responder los mensajes electrónicos dentro de las 24 horas siguientes a su recibo.

Es claro que un mensaje de correo electrónico puede incluir lo que sea, lo que hace difícil su respuesta automática. De ahí entonces surgen los formularios en los sitios, con un buen numero de campos a llenar para poder tener mayor información y responder la inquietud con certeza. Sin embargo, a pesar de recibir la información, tampoco la respondemos a tiempo ya que los procesos internos para la obtención de la respuesta andan a una velocidad distinta a la de Internet.

Los formularios pueden incluir la solicitud de mercancía o un pedido a una planta de producción. La respuesta lógica e inmediata debe ser la fecha estimada de entrega al cliente de lo que está pidiendo. Sin embargo, el proceso interno todavía opera como si el cliente tuviese todo el tiempo del mundo para esperar una respuesta nuestra, o como si no hubiese competidores prestos a atenderlo en forma oportuna.



En algunos casos se resuelve utilizando respuesta automáticas. «Hemos recibido su solicitud, en breve recibirá una respuesta.» Es la frase de cajón. Se requiere además de un sistema de seguimiento de estas solicitudes y respuestas porque de lo contrario se cae en el mismo problema que no contestarlo, solo que ahora le hemos dado al cliente confirmación de recibo y una expectativa de respuesta.

Se requieren dos tipos de sistemas. Uno que permita que estos contactos con clientes y/o proveedores sean atendidos con celeridad, y por otro lado que todo el proceso de atención de los requerimientos pueda ser evaluado y consolidado para ir incorporando mejoras dentro de la empresa.

De nada sirve ser pionero en el aprovechamiento de la red en el contacto con los socios de negocios, si al interior todavía trabajamos con criterios de la edad antigua. La medición de los procesos permitirá entonces determinar donde están los mayores retrasos e implementar soluciones que permitan que los negocios puedan tener una velocidad de reacción acorde con la velocidad de Internet.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2020  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.