Decidir el momento oportuno para adoptar nuevas tecnologías, o si su adopción realmente impactará nuestro negocio, no es tarea fácil, pero hay modelos que ayudan a poner en perspectiva la decisión.

No se podrá negar que en el mundo que vivimos hoy parece que estuviéramos bombardeados por una serie de nuevas tecnologías al punto de no saber qué hacer con tantas cosas nuevas. Este sentimiento se acrecienta por el alto acceso a información, y la proliferación de medios por los cuales nos enteramos de estas novedades.

Para los que tenemos la responsabilidad de decidir sobre la implementación de nuevas tecnologías también se hace cada vez más difícil saber el momento oportuno en el cual estas nuevas tecnologías realmente aportarán valor, o simplemente se convertirán en otra de esas “modas que pasan” sin ningún efecto perdurable.



Gartner ha desarrollado una herramienta conocida como el Hype Cycle, o ciclo de promoción exagerada, representada en un gráfico donde interviene la madurez de la tecnología en cuestión contra la visibilidad de la misma.

El modelo consta de cinco etapas como se muestra en la siguiente imagen.

Cada etapa tiene unas características particulares que describimos a continuación.

Disparo de la Tecnología: un descubrimiento tecnológico, una demostración pública, un lanzamiento de producto o cualquier otro evento generan mucho interés de parte de la prensa y la industria.

Pico de Expectativa Inflada: Durante esta fase de entusiasmo desmesurado y proyecciones irreales, una lluvia de actividad bien publicitada por parte de los líderes de la industria tecnológica resulta en algunos éxitos, pero en muchos más fracasos, en la medida en que la tecnología se empuja hacia sus límites. Las únicas empresas que están ganando dinero en esta etapa son las que organizan conferencias y publican revistas.

Hondonada del desencanto: Como la tecnología no es capaz de mostrar desempeño al nivel inflado por la prensa, rápidamente pierde su encanto. El interés de los medios también se desvanece, excepto por algunas historias que se cuentan con mucha precaución.



Pendiente de Ilustración: Se llega al verdadero entendimiento de la aplicación de estas tecnologías, sus riesgos y beneficios, dada la experimentación enfocada y el trabajo duro y persistente de un buen grupo de compañías. La aparición de metodologías y herramientas fácilmente disponibles hacen más fácil el proceso de desarrollo.

Meseta de Productividad: Se demuestran y se aceptan los beneficios de la tecnología en el mundo real. Un número creciente de organizaciones están tranquilos con niveles de riesgos reducidos y se inicia la fase de crecimiento rápido en la adopción.

El ciclo de la promoción exagerada, que cumple ya diez años en uso, es entonces un gráfico que crece rápidamente, a partir del disparo de la tecnología y alcanza un máximo en el pico de la expectativa inflada. Cuando se hace claro que la tecnología no era todo lo bueno que se proclamaba, el mercado se desilusiona en extremo y la promoción muere casi completamente. La tecnología luego entra en lo que Gartner llama la Hondonada del Desencanto para luego pasar a la meseta de productividad, etapa en la cual alrededor del 30% del mercado objetivo ha adoptado o está adoptando la tecnología.

Con el advenimiento de tanto anuncio y nueva tecnología, somos dados a ser manejados por la atención mediática de los eventos, y filtramos lo que ya ha pasado por esta etapa de expectativa inflada, haciendo que se pierdan algunas oportunidades. En términos generales, el ciclo de promoción exagerada no puede ser tomado como una regla de oro, sino más bien como una herramienta que permite ver el estado de la tecnología. La adopción de las nuevas tecnologías no se puede realizar solo porque está “in” en su pico. Tampoco se puede descartar la tecnología cuando se encuentra en la hondonada de desencanto, porque se pueden perder oportunidades importantes.



Las iniciativas de innovación no se pueden manejar entonces solo con esta curva, sino que se deben enfocar con base en parámetros del negocio. Se recomienda tener en cuenta parámetros de impacto en el negocio para determinar su utilización. Estos parámetros incluyen las necesidades persistentes del negocio como la renovación del modelo de negocio; tendencias clave en los negocios como la atención de una fuerza laboral en movimiento; problemas inmediatos como una alta estructura de costos o deserción de clientes; generación de valor como la excelencia operativa o el liderazgo en productos; y el desarrollo de competencias particulares en la empresa.

Adoptar las tecnologías informáticas en el momento oportuno es lo que marca el éxito en la aplicación de las tecnologías. Fallar en esta oportunidad, implica serias consecuencias que pueden llevar hasta el cierre del negocio.

Comentarios
Compartir este contenido en: