Lo único que se puede garantizar es que los empleados, socios de negocios y clientes con quienes uno quiere intercambiar información, cambiarán y que la velocidad en que necesitan efectuar este intercambio será cada vez mayor.

El mayor reto que tiene quien dirige los destinos del uso de la tecnología informática en las empresas no es la implementación de las aplicaciones adecuadas. Ni siquiera es vender el concepto de trabajo colaborativo porque cualquier director de área que no esté pensando en la reducción de costos mediante el uso cooperativo de información, deberá estar alistando su hoja de El proceso de integración se puede enmarcar en cuatro componentes de negocio, claramente identificables, pero que requieren de dos tipos de integración, una al interior del mismo componente, y otra con cada uno de los restantes componentes.



Integración de Información

Es imperante que la información al interior de la compañía, y eventualmente la que se maneje con los socios de negocios y clientes, esté integrada dentro de un mismo modelo. Esto no implica necesariamente que repose en un mismo sitio, o que sea un solo modelo de datos. Es claramente previsible que poner de acuerdo a muchas empresas / clientes con los cuales queramos intercambiar información es un proceso complejo además de casi imposible. Para esto existen estándares, que aunque no enteramente desarrollados, están en vías de desarrollo.

Por ejemplo, el catálogo de productos de una empresa debe ser el mismo que se utilice para mostrar imágenes del producto y especificaciones a través de un sitio web, tener la información para efectuar pedidos del mismo, y generar, a partir de ahí, la descomposición de rutas en la planta de producción y/o ordenes de compra para los materiales necesarios. Por otra parte, hay estándares en la tecnología, como la utilización de bases de datos que soporten sentencias SQL e interconexión ODBC, que permiten esta conectividad requerida.



Integración de Aplicaciones

Los modelos anteriores de diseño de aplicaciones exigían mucha generación de «archivos planos» para trasladar información de una aplicación a otra. Este proceso es tedioso, por lotes y con gran numero de inconsistencias posibles. Una aplicación debe poder dejar, en tiempo real, la información necesaria para las demás aplicaciones que requieran su utilización. Por ejemplo, si se recibe un pedido en una bodega, el ingreso de las cantidades al inventario debe servir de base para que cuando se ingrese la factura se validen las cantidades.

El pago de una factura deberá también generar las cargas impositivas necesarias para que las aplicaciones contables y de ejecución presupuestal puedan operar. Incluir procesos intermedios, como conversión por lotes y / o procesamiento posterior, solo retrasa la intención del procesamiento en línea y en tiempo real. La idea central de los Web Services y el XML es permitir que las aplicaciones se puedan «hablar» entre ellas sin intermediarios.

Integración de Sistemas



Con la proliferación de dispositivos de entrada a las redes de información, se hace imperante un proceso de integración entre las redes internas de la oficina, las redes interoficinas, y hasta la Internet. A esto se le suma la aparición de diferentes «tipos» de conexión como la inalámbrica y la celular, o la necesidad de que la información funcione tanto en la pantalla de un teléfono celular como en el visor de un equipo de escritorio.

Por otro lado está la necesidad que equipos con diferentes sistemas operativos y bases de datos se puedan conjugar en un solo sistema, transparente al usuario final, y eventualmente conectarse con los clientes y los proveedores, sin importar qué equipos tengan ellos.

Integración de Procesos

Por lo general el más olvidado de todos, la integración de los procesos es la que realmente brinda el resultado final y el beneficio de todos estas integraciones. De nada sirve que las tres primeras operen adecuadamente si los procesos que deben estar integrados entre las diferentes áreas de la empresa no operan en forma sincronizada por falta precisamente de esa integración. La creación de la información de un cliente al momento de hacer una venta debe estar conectado con el proceso que realmente produce lo vendido y con quien entregará el producto al cliente.

Lo único que se puede garantizar es que los empleados, socios de negocios y clientes con quienes uno quiere intercambiar información, cambiarán y que la velocidad en que necesitan efectuar este intercambio será cada vez mayor. Se requiere la integración al nivel de cada componente y la integración entre ellos para garantizar la supervivencia.



Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2019  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.