Optimización y transformación digital, dos tipos de aplicación de tecnologías digitales para mejorar lo que su empresa hace actualmente, o cambiar por completo de tipo de negocio.  De cualquier manera, ¡no lo haga sin planear!

Se ha vuelto de “moda” hablar y escribir de la transformación digital, lo que hace importante ponernos de acuerdo en qué queremos significar cuando hablamos de esta “famosa” transformación digital, qué implica y qué representa.

Consideramos que el núcleo de todo este movimiento es el avance precisamente de las tecnologías digitales.  Cuando antes hablábamos solo de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC), hoy se hace necesario englobar otro tipo de tecnología que de una u otra manera trabaja de manera digital, como los drones, el blockchain, la realidad virtual entre otras.



Ocuparnos de estas tecnologías nos desviaría del tema central, pero no podemos perder de vista la importancia y relevancia que tiene el saber qué tecnologías digitales tenemos hoy y cuales están surgiendo, qué aplicaciones tienen estas tecnologías y específicamente, qué beneficio podría esperarse de su aplicación.  Ya tenemos herramientas para saber cuándo está lista la tecnología  por lo que podemos diseñar proyectos de innovación que nos permitan aprovecharlas.

Hemos clasificado la aplicación de estas tecnologías en las empresas en cuatro grupos de aplicación, cada uno con unos propósitos específicos, y a la vez, con unas exigencias para su adecuada implementación.

La digitalización de productos tiene dos componentes claramente identificables: uno directamente relacionado con el producto/servicio y en qué medida se puede volver digital; y el otro está relacionado con la información acerca del producto o servicio.  Ya hemos tenido casos de la música en elementos físicos que se convirtieron totalmente en medios digitales.  Recientemente tenemos aplicaciones del segundo tipo, incorporando sensores, por ejemplo, en un balón de fútbol, para medir la trayectoria del balón, la fuerza y efecto que se le aplicó en la patada y muchas cosas más, para asistir al jugador a mejorar su disparo.



Las empresas trabajan mediante procesos, y el segundo grupo de aplicación precisamente aborda la digitalización de los procesos. No solo hacer digitalmente lo que hoy se hace a mano, sino inclusive utilizar tecnologías como la inteligencia artificial, para aprobar o negar un crédito bancario sin tener que pasar por comités de estudio.

Hay una serie de procesos que consideramos son de relevancia suficiente para “sacarlos” del grupo anterior y tratarlos de manera específica.  Son los procesos que interactúan con los clientes, los que tienen la responsabilidad de hacer que la experiencia del cliente con la compañía sea inolvidable y quiera repetirla una y otra vez.  Aplicar tecnología digital a la experiencia del cliente involucra atender con herramientas digitales los ocho pasos de la relación, desde que el cliente está indagando por productos y servicios, hasta que convencido y satisfecho de lo obtenido, se atreve a recomendarlo.



Creemos que ninguna de estas tres aplicaciones cabría dentro del concepto puro de transformación digital, porque realmente no estamos transformando nada. Preferimos llamar esta aplicación como oportunidades de optimización a través de tecnología digital.  Optimización para mejorar los ingresos, para hacer mas eficiente lo que ahora hacemos.

Transformación digital la tenemos reservada para la digitalización del modelo de negocio, y específicamente en la forma en que se generan los ingresos aprovechando las tecnologías digitales. De pasar a vender productos a vender información acerca de los productos.  Pasar de ser un proveedor de créditos bancarios a ser un intermediario entre inversionistas y proyectos a través de una plataforma digital.  En esta aplicación de la tecnología digital, se construyen ecosistemas, donde hay un balance entre productores y consumidores, balanceado por el dueño de la plataforma para que la transacción se pueda llevar a cabo.

Para una empresa establecida, el camino más expedito es buscar esa optimización, digitalizando sus productos y servicios, sus procesos, y haciendo más agradable la experiencia de sus clientes.  De todas maneras, requerirá que estos tres elementos estén digitalizados al máximo para participar de las bondades de la transformación digital, creando un ecosistema digital, o participando de alguno como proveedor de un servicio específico.



Pero cuidado:  antes de arrancar, defina su visión digital, respondiendo preguntas como ¿que tan afectada está su competitividad por cuenta de la disrupción tecnológica?, ¿cuántos de sus ingresos están en riesgo?, ¿Qué tan madura está la empresa para emprender el camino?, ¿Cuál es la ventaja competitiva?

No se aventure a optimizar o transformar si no tiene clara la visión digital para su empresa.  Acompáñenos en nuestros próximos talleres de establecimiento de la estratégica digital, o permítanos acompañarlos en su proceso para identificar cual debe ser su estrategia que permita dirigir su empresa hacia una empresa digital.

Comentarios
Compartir este contenido en:

Sobre Nosotros

Estamos ubicados en Cali, Colombia, y prestamos nuestros servicios en forma local, nacional e internacional.

gerencia@deltaasesores.com
Skype:  jocada

+57 (2) 555 4135
+57 313 737 3969

Carrera 130 # 11-153
Cali, Colombia

© 2020  José C. Daccach T. -  DELTA Asesores
Todos los derechos reservados.